César Rengifo en dos grandes obras

02/08/13.- Como parte de las actividades académicas realizadas en el marco de la Cuarta Feria del Libro de Caracas, se bautizó el día de ayer el ejemplar que compila dos obras del maestro de la dramaturgia Cesár Rengifo, que llevan por nombre ¿Por qué canta el pueblo? y Harapos de esta noche.

La actividad fue guiada por el profesor Saúl Rivas Rivas y el maestro Humberto Orsini, quienes ofrecieron una conferencia a los asistentes que se acercaron al lugar con el deseo de saber sobre la vida y obra del autor.

Los ponentes que conocieron en vida al dramaturgo dieron luces sobre los títulos compilados en la Colección César Rengifo, del Fondo Editorial Fundarte, con la que reconocen el legado de quien fuera, además de escritor, un excelente artista plástico y perio- dista.

“Estamos a dos años de cumplirse los 100 años del nacimiento de César y desde hace ya tres años celebramos el Día de la Dramaturgia cada 14 de mayo, en su homenaje. Rengifo nace en plena dictadura de Juan Vicente Gómez, y a propósito de eso sus obras estuvieron orientadas a transmitir los estragos que esa época provocó en nuestro país”, afirmó Rivas.

Según Rivas, ¿Por qué canta el pueblo? es la travesura de un rebelde, una comedia contada en lenguaje coloquial, en la cual se toma como eje central a una familia encabezada por un padre profundamente gomecista, mientras la madre y los hijos rechazan su dictadura. Esta situación desencadena una serie de conflictos, entre los que se inmiscuye “la sagrada”, tal y como se denominaba a la policía de Gómez en la época, que terminó causando desgracias en el hogar . “Esta situación trae a colación un hecho contemporáneo, ya que despeja el mito de que la familia se ha separado por causa de la revolución”, explicó Rivas.

Por su parte, Orsini se permitió dar una visión sobre Harapos de esta noche, ópera prima de Rengifo, de la que afirma tener el honor de realizar su lectura dramatizada. La pieza teatral que definieron como una especie de melodrama trata de la relación informal entre una mujer trabajadora y un hombre de clase alta, de la que nace un niño. El pequeño, quien en principio no fue reconocido por su padre, crece y es reclamado en medio de un conjunto de injusticias sociales que desfavorecen a la madre, quien finalmente da un giro fatal a la historia.

“Esta obra denuncia la estructura social de los 50. La orfandad de los despreciados que, al no tener leyes para ampararse, utilizaron lo necesario para subsistir”, afirmó Orsini.

Ambos ponentes concluyeron que Rengifo dejó un conjunto de obras completas en las que mediante la crónica se cuenta la situación y la historia de un país.

Asimismo compararon la visión del Comandante Supremo Hugo Chávez con la de Rengifo desde sus diferentes praxis y momentos históricos. “Los dos grandes socialistas demostraron que sin inclusión cultural no hay revolución política o social”, destacó Rivas Rivas para finalizar la ponencia.

______________

¿Por qué canta el pueblo?(fragmento)

Lionel: Bueno, y a propósito de los exámenes continuamos dándole a la bendita tesis esa, ¿o no…?

Mariano: (casi al mismo tiempo) Sería bueno, aunque eso de los exámenes este año lo veo peliagudo. ¡No sé, el ambiente está feo!

Rafael: (Serio) Umjú, si supieras, me dijo Rodrigo que el rector había estado comentando con no sé quién los últimos sucesos, y, al parecer, díjole que Gómez y que hasta había pensado en cerrar la Universidad.

Lionel: ¡A lo mejor! Papá el otro día, cuando me formó el escándalo por los gritos que pegamos en el Congreso, me dijo lo mismo… Parece que oyó el run run en Maracay…

Rafael: ¿Y qué opinó?

Mariano: ¿Qué va a opinar? (se estira como desperezándose) Para papá todo lo que haga Gómez está bien hecho…

Lionel: (moviendo la cabeza y plegando los labios despectivamente) Pissch. ¡Qué iba a decir! Que el General tiene razón en todo lo que hace y que todos estamos locos…¡Papá es una broma! Unas veces me da rabia, otras, cuando creo que puede correr peligro, me brota todo el cariño que tengo y quisiera protegerlo, estar junto a él. Sin embargo, no sé, la mayoría de las veces me parece que solo le tengo lástima.

Mariano: (Fumando) Es una broma; siento más o menos lo mismo cuando en la Universidad oigo hablar mal de los funcionarios públicos y de todos los acólitos de Gómez; sobre lo que harán con ellos si esto cambia y demás cosas por el estilo, pero comprendo todas las razones que tienen para decir y cometer violencias ¡Para odiar! ¿Yo también no odio, acaso?

Rafael: Pissch, da la impresión de que mi tío mismo y muchos de quienes actúan como él están engañados… viven engañados. Parece ¿Verdad?

Lionel: Ojalá fuera así, pero la posición que adoptan ante lo que uno hace y dice da a entender lo contrario. Quiero mucho a mi papá. ¿Pero cómo voy a negar que es culpable? ¿Con qué argumentos puedo pensar en su honestidad?

Mariano: Es cierto… Yo al menos sólo puedo exponer los sentimentales.

Rafael: Cuando estaba pequeño, los envidiaba a ustedes, sobre todo cuando en casa las cosas (…)

_____________

Harapos de esta noche (fragmento)

Ernesta: ¿Por qué salió del dormitorio? Es muy temprano y hay frío.

Abuela: Tuve temor de que ese hombre te pegara, pensé que si yo salía tal vez se iba…¡Gracias a Dios que ya lo hizo!

Ernesta: ¡Es el demonio! ¡No hay ninguno en el infierno, todos andan sobre la tierra! (tomando suavemente a la abuela por un brazo) Debe volver al cuarto…

Abuela: No. Deseo sentarme en el mecedor, la cama me cansa y me angustia más. (Se sienta en el mecedor ayudada por Ernesta). Temblaba en ella al solo pensar que pudiera llegar Clara. ¡Ah, ese hombre! Desde que se cruzó en la vida de Clara, en esta casa no hemos tenido sino angustias y preocupaciones. Pero los jóvenes no oyen a los viejos. ¡Cuando un rico busca a una pobre muchacha es muy difícil que lo haga con buenas intenciones…!

Ernesta: Así es. Pero Clara abrigaba ilusiones y ya vemos a dónde fueron a parar… la enamoró, la embarazó, ¿y después? Ni el polvo se le vio…

La pobre perdió el trabajo en la tienda, dio a luz como pudo, mientras el Henri ese, ¿dónde estaba? ¡Casándose con una de su clase, en eso andaba!

Abuela: Y bebiendo aguardiente, parrandeando y buscando a otras a quienes engañar… Aconsejé a Clara como pude, pero le hizo mucha falta su madre…Comenzando porque ella hubiera trabajado para que Clara aprendiera.

Ernesta: Ya se abrirá paso…

DIANA MARTÍNEZ

ESPECIAL CIUDAD CCS
FOTO: NÉLIDA CALZADILLA

11 months ago · 1 note

  1. alcaldiadeccs posted this