Plan de convivencia: En el barrio nace el respeto y la solidaridad

18/07/13.- Janetthe Carrillo, promotora del Plan de Convivencia y Paz de la Alcaldía de Caracas, perdió a sus dos hijos por causa de la violencia.

Antes de que ocurrieran estos lamentables hechos, Carrillo siempre tuvo presente que para lograr una convivencia armoniosa en su barrio es necesario que existan valores imprescindibles como el respeto y la solidaridad.

Janetthe es promotora de la parroquia San Juan y junto a otros iniciadores de la municipalidad y el Gobierno de Distrito Capital, participan en el taller de formación que imparte un grupo de facilitadores de ambas instituciones. La finalidad de la charla es que a través de sus vivencias, lleven mensajes de paz y de conciliación a los 80 sectores priorizados de la ciudad de Caracas donde se implementará este programa para minimizar la violencia, esto como parte de la Misión A Toda Vida Venezuela.

La experiencia de esta promotora permitió que los demás participantes, a través de una dinámica que ellos llamaron “Rompe Hielo”, comenzaran a debatir sobre cómo la convivencia debe iniciarse desde el hogar, es decir, se trata de mostrar que las familias son columnas de una sociedad sana. Cuando sucede lo contrario se resquebraja la armonía.

En la actividad que se llevó a cabo en el edificio Humboldt, ubicado en la esquina de Gradilla a Sociedad, también se debatió cómo los medios de comunicación y sus contenidos han impactado en el núcleo familiar, dificultando el desenvolvimiento de las niñas, niños y jóvenes por la usencia de valores humanos.

“El amor y el respeto pueden domar hasta el león más feroz. A mí me mataron a mis dos hijos, los únicos que tenía. Muchos se preguntarán cómo pude salir de esto: aunque el dolor queda, tengo el amor de mis nietos. Por eso el amor es fundamental en la familia y más en esta sociedad tan globalizada y manejada por modelos mediáticos que dejan a un lado los valores y promueven la violencia”, comentó Janetthe.

CONVIVENCIA FAMILIAR

La actividad permitió que cada uno de los participantes manifestarán en un papelito lo qué representan para ellos la familia. Para unos simboliza la unión; para otros, respeto y protección. Sin embargo, todos coincidieron en que la condición de relacionarse través de una comunicación permanente fundamentada en afecto y tolerancia permite convivir y compartir en armonía en las diferentes situaciones de la vida.

“Lo importante es que ustedes como promotores traten de manifestarle, a través de todas estas experiencias, a los sectores priorizados lo esencial de rescatar a la familia tradicional. Tenemos que recordarles a las personas de las comunidades esos valores que aprendimos de nuestros padres y abuelos. Además, por qué no recordarle esos juegos que hacían en los tiempos de antes, como jugar trompos y trepar los palos de mangos”, manifestó Thilly Montenegro facilitadora del Plan de Convivencia y Paz.

En su alocución, Thilly explicó a los promotores que cuando se habla del barrio como espacio para convivir se deben tener en cuenta todas las variables objetivas y subjetivas que nos permitan detectar una relación vinculada a la coexistencia pacífica y armónica de grupos humanos en un mismo lugar.

COMUNIDAD MULTIPLICADORA

Todos los conocimientos adquiridos por estos promotores en los talleres de formación permitirán detectar en las comunidades personas que sean multiplicadores del Plan de Convivencia.

“Por muy difícil que sea, debemos tener las herramientas para conciliar y mediar con aquellas personas que utilizan la violencia como arma. También tenemos que comenzar a detectar quiénes pueden ser conciliadores y multiplicadores de este Plan de Convivencia”, recomendó la facilitadora Lenny Ponce a todos iniciadores.

Todas las experiencias y el aprendizajes obtenido en este taller de formación que tendrá una duración de dos semanas, deberán ser aplicados en las comunidades priorizadas.

También tendrán como misión identificar las necesidades del sector y realizar un inventario de todos los espacios ociosos para ser recuperados y llevar actividades deportivas, culturales y de recreación para los niños y jóvenes.

“La convivencia se aprende, se realiza y se enseña a todo los que están están en nuestro entorno”, dijo Lenny.

____________________________

Convivencia ciudadana y sus objetivos

El Plan de Convivencia y Paz tiene como objetivo contribuir con la garantía del derecho a la vida y a

un ambiente libre de violencia

donde reine la paz. El programa forma parte de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela que impulsa el Gobierno Nacional. Dentro de sus propósitos están:

> Fortalecer la organización popular para la transformación de las condiciones que impiden la convivencia y la paz

> Recuperar espacios públicos en las comunidades para el desarrollo de actividades colectivas que fomenten la convivencia y paz

> Reimpulsar y fortalecer las misiones sociales en las comunidades

> Fortalecer los mecanismos normativos y preventivos para la reducción del delito.

JOSELIN ARTEAGA/CIUDAD CCS
FOTO JOSELIN ARTEAGA/NANCY CERVANTES

1 year ago · 0 notes